contacto@sinaddictus.com

Qué es una adicción

Una adicción es una enfermedad física, psicoemocional y espiritual en el ser humano. Definida así por muchos programas de recuperación y determinada como tal por la Organización Mundial de la Salud.

En el sentido tradicional, es una dependencia hacia una sustancia, actividad o relación (codependencia) que arrastra a la persona adicta por el suelo con tendencias obsesivas – compulsivas. Está representada por los deseos que consumen los pensamientos y comportamientos (síndrome de abstinencia) del adicto, y estos actúan en aquellas actividades diseñadas para conseguir la sensación o efecto deseado o para comprometerse en la actividad deseada (comportamientos adictivos).

A diferencia de los simples hábitos o influencias consumistas, las adicciones son “dependencias” que trae consigo graves consecuencias en la vida real que deterioran, afectan negativamente, y destruyen relaciones, salud (física y mental), además de la capacidad de funcionar de manera efectiva. Adicción es debilidad. Etimológicamente el concepto proviene del latín addictus que significa o hace referencia a “esclavo de..”.

En la actualidad se acepta como adicción, cualquier actividad que el individuo no sea capaz de controlar, que lo lleve a conductas compulsivas y destructivas y perjudique su calidad de vida, como por ejemplo puede existir, adicción al sexo, al juego (ludopatía), a la pornografía, a la televisión, a las nuevas tecnologías (tecnofilia), entre muchas más…

En el mismo plano de las adicciones, se encuentra el alcoholismo, farmacodependencia y adicción a las sustancias psicoativas, que es un estado psicofísiológico causado por la interacción de un organismo vivo con un fármaco o sustancia, caracterizado por la modificación del comportamiento, a causa de un impulso irreprimible por consumir una droga o sustancia (obsesión), no obstante esta es la definición puramente bioquímica.

La adicción a la droga, el juego, alcohol, etc. lleva a la persona a perder la libertad sobre su propio comportamiento, a la destrucción de la familia y a la ruina social.

En el caso de los adictos a sustancias, el consumidor adquiere un aumento de tolerancia a la sustancia, pero también queda atado al hábito de consumo. Experimenta una creciente dificultad para dejar la droga, sustancia o experiencia. El miedo a los síntomas de retiro de la sustancia es el mayor obstáculo, aún para personas que están convencidas, en el campo moral, que debieran de superar la adicción.

Es necesario reconocer la adicción como una enfermedad caracterizada por un conjunto de signos y síntomas, en las que se involucran factores emocionales, mentales, espirituales, biológicos, genéticos, psicológicos y sociales. Por lo tanto, es una enfermedad difícil de combatir, la cual no tiene erradicación individual ni social, pero existen muchos tratamientos que detienen el avance progresivo de la enfermedad y pueden llevar al enfermo adicto a la recuperación y rehabilitación más allá de sus propias expectativas y de los que le rodean, obviamente ya sin la ingestión de una sustancia o sin la realización de la actividad adictiva.

Etiología

No existe una causa específica que provoque la enfermedad del alcoholismo, ya que es multifactorial. Es un fenómeno que involucra a la familia, sociedad e individuo. Existen una gran variedad de circunstancias y razones para drogarse, ya sea con alcohol u otras sustancias, así como diversos tipos de personalidad de quienes se convierten en adictos.

Consideraciones Generales

El trastorno psicopatológico que conduce hacia la adicción, varia en cada individuo. En diferentes circunstancias familiares se encuentra que el adicto pudo haber sido traumatizado en etapas tempranas de su vida, debido a la ausencia de una figura convincente, de tal manera que su personalidad permanece fija en una etapa inicial del desarrollo.

Por otra parte, son adictos las personas que en ausencia de una figura convincente con quien identificarse, nunca desarrollaron una conciencia que los estabilizara. La falta de responsabilidad y el YO débil, son factores estrechamente ligados al carácter neurótico. Algunas veces el adicto parece buscar por medio de su periodo de “embriaguez”, el escape de conciencia demasiado estricta. Si el hábito persiste y se establece la típica pauta.